Perfil del moderador

Grupo de Discusión INV − Perfil del moderador/a

 

El dinamizador/a del GD debería ser:

  • Un/a profesional social, como un/a psicólogo/a, un/a trabajador/a social o un/a educador/a, que haya recibido la formación necesaria y que cuente con experiencia en dinámicas de grupo y formación de formadores; o bien,
  • otro tipo de formador/a, como un/a pedagogo/a o una persona con cualificación similar, que haya estado trabajando en la formación de personas adultas durante al menos dos años; o bien
  • un/a profesional sin titulaciones específicas pero con una experiencia notable en grupos de autoayuda y formación.

 

¿Deberíamos definir el concepto de PERSONA CON síndrome de Down con necesidades de apoyo extenso o generalizado, o no?

En la aplicación que se presentó a la Comisión ya se incluía una breve definición de personas con SD con necesidades de apoyo extenso o generalizado: personas con SD que presentan unos problemas cognitivos y de comportamiento tales que puede considerarse que tienen una discapacidad severa.

También podríamos añadir que se trata de personas que necesitan de un apoyo y asistencia continuos para su vida cotidiana y/o que no cuentan con las capacidades fundamentales necesarias para gestionar sus relaciones personales de manera autónoma.

Nota: durante los grupos de discusión estaría bien preguntar cuándo debería considerarse que una persona con SD tiene necesidades de apoyo extenso o generalizado. Los propios profesionales deberán encontrar y acordar una definición común. El modelo pedagógico estará diseñado sobre la base del pasado y el entendimiento por parte de los profesionales de quiénes son los beneficiarios finales del proyecto. La idea innovadora vinculada al modelo es que no parte de la persona con discapacidad sino del hecho de que los profesionales deben trabajar sobre su propia persona.

 

¿Qué tipo de habilidades de la persona con Síndrome de Down debería ser capaz de detectar el profesional, con el fin de diseñar el modelo pedagógico?

En el texto de la aplicación presentada, se decía, sobre qué se debería tener en cuenta para elaborar el modelo pedagógico y el modelo formativo: "Es necesario desarrollar y promover una nueva idea de personas con SD con necesidades de apoyo extenso o generalizado, en la que el síndrome y su recuperación dejan de ser el foco de atención y los servicios no son principalmente asistenciales sino dónde la educación se convierte en el factor esencial para la adquisición de autonomía, habilidades para la planificación y derechos de ciudadanía".

Esto significa que los servicios deberían desarrollar un enfoque innovador y orientado al empoderamiento. 


Esta es la razón por la que el proyecto INV pretende:

  • hacer que los y las profesionales desarrollen una visión global y evolutiva de la persona con SD;
  • hacer que los y las profesionales entiendan y compartan el proceso de cuidado, dirigido a la persona como total y no sólo a su componente de discapacidad. Los y las profesionales deberían ayudar la persona a desarrollar sus recursos personales propios, vencer dificultades, reinicializar relaciones personales también detectando las tareas evolutivas con las que la persona y su familia se encuentran en aquella fase precisa de su vida;
  • hacer que los y las profesionales activen procesos de empoderamiento y fomenten las potencialidades de la persona, para incrementar habilidades con el fin de lograr objetivos específicos y conseguir una función de autonomía en su propia vida.


Todo lo dicho, hace necesario que no se tome como punto de partida la persona con discapacidad intelectual sino el pasado de los/las profesionales, como se hará a través de los grupos de discusión.